Tanto talento desperdiciado

Nunca tal fenómeno había sucedido antes ni en la historia de la economía ni en la historia de las organizaciones humanas. Los novatos, los recién incorporados, aquellos que tienen más que aprender, las personas con los salarios más bajos tienen, en definitiva, conocimientos más avanzados en tecnología y en manejo de la información que la media de los profesionales de las empresas que los contratan. Gestionan con habilidad, eficacia y rapidez múltiples fuentes de información.

Digo que nunca había pasado antes porque, hasta hace poco tiempo, las empresas eran propietarias tanto de las herramientas tecnológicas mas avanzadas como del conocimiento acumulado por la suma de sus profesionales. Los jóvenes eran folios en blanco sobre los que escribían las empresas. De repente todo cambia: una persona joven normal es más ducha en las herramientas básicas que muchos de los profesionales que trabajan en ellas. Los recién llegados, ahora, están en disposición de refutar cualquier información, cualquier conocimiento con el simple uso de su smartphone. Más que una amenaza es una bellísima oportunidad. Por eso me gusta tanto la iniciativa de Zinc Shower: potencia el talento. El talento se busca. En Zinc Shower se encuentra.

Pero quizá en lo que mas se destacan los jóvenes profesionales es en la facilidad (como aquellos niños bilingües que no necesitan esforzarse para hablar perfectamente dos idiomas), en la forma que tienen de comunicarse con las máquinas. Y en la forma de relacionarse entre ellos a través de múltiples medios (que muchos gestores califican de pérdida de tiempo). Estos medios, las redes sociales, tienen tanta importancia estratégica como lo tenían el propio uso de Internet o del teléfono en su día.

Se da el caso de que, en muchas ocasiones, la gente joven tiene en sus casas equipos mas avanzados de los que encuentran en las oficinas. Pero realmente lo que les frustra es que, con frecuencia, no encuentran vías para desarrollar su habilidad y conocimientos relativos al manejo de la información.

A veces la reacción que tienen muchos profesionales ante esta insurgente manada de insolentes niños que tan bien utilizan las tecnologías es la de poner trabas a la utilización de muchas de ellas. Estoy convencido que les iría mucho mejor entendiendo como funcionan y haciendo que estas nuevas tecnologías les proporcionen indudables beneficios.

No tengan problema en reconocer que ellos son mejores que usted en algunos aspectos. Los buenos líderes desean rodearse de profesionales mejores que ellos mismos. Aprenda de ellos. Ellos le respetarán y sentirán un mayor compromiso. ¡Nos vemos en Zinc Shower!

Jesús Vega