… Y DOS HUEVOS DUROS

rafa-de-ramon

Tengo la habilidad de comenzar los proyectos con una sana cerveza. Así surgió ZINC SHOWER. En un primer momento lo queríamos llamar CROWDFEST, hasta que nuestros amigos de SOPA nos hicieron ver la luz y lo llamamos de una manera que no teníamos que deletrear ni explicar continuamente. Vamos, el anti-nombre comercial. No, no es Think Shower, ni Pisco Sour, ni Zink Sobe. Ducha de Zinc, eso sí.

Fue ya hace casi 5 años. La historia (el storytelling para los que sabéis inglés o les da rabia escribir en español) creo que es digna de ser contada. Estábamos asistiendo a un proyecto en la nave de la música, en el Matadero, llamado Crashmúsicas que había montado Lorena Sánchez de utopic_US.

Un proyecto redondo, con mucha calidad conceptual y de ejecución. Se trataba básicamente de encerrar a 2 músicos, uno proveniente de música clásica, incluidos premios nacionales de Música, con productores y músicos de música electrónica. Fue algo único.

Y allí estábamos en el Matadero apoyándolo, cuando mi amiga y compañera de trabajo, actualmente directora de utopic_US, Aurea Rivela, me presentó a su pareja y padre de sus hijos Andrés Lomander.

Andrés era y es un reconocido promotor musical.  Un artista y un romántico al que todos tenemos que agradecer por haber arriesgado como ningún otro y haber traído artistas internacionales como Nick Cave, Kim Gordon o la revelación del Sónar 2014 (gracias Andrés!!!!) WoodKid.

Allí nos dejó solos a Andrés y a mí mientras se fue al baño preocupada diciéndonos  “Me da miedo dejaros aunque solo sea 5 minutos solos…me la vais a liar!

Aurea tiene un sexto e incluso un séptimo sentido, efectivamente se la liamos. En 5 minutos ya habíamos decidido montar Zinc Shower. Su porqué inicial se ha mantenido a lo largo de estos 5 años, el cómo ha crecido y se ha transformadoy mucho.

Zinc Shower nació porque Andrés y yo creíamos que en 2011 había un derrotismo generalizado pero a la vez sentíamos la energía de muchos profesionales creativos que estaban transformando la manera de trabajar, crear y relacionarse en un mundo en una profunda crisis económica y de valores.

Con Zinc Shower queríamos juntar y mezclar a todo aquel que estuviese repensando y actuando a unirse a un movimiento de transformación basado en la colaboración y la creatividad. Pero ¿cómo podíamos hacerlo?  Pues a lo grande, queríamos hacer un proyecto transcendente.

Decidimos seleccionar 100 proyectos en todo el país, que fuesen verdaderamente transformadores y que estos 100 proyectos fuesen ejemplo y acicate del sector. Queríamos ayudarles y al mismo tiempo mostrarlos como ejemplo. Esta fue la idea inicial…a partir de aquí fuimos construyendo el proyecto con cientos de personas, lo íbamos haciendo cada vez más grande.

Primero fuimos a contárselo a Carlota Álvarez Basso, entonces directora de programación en el Ayuntamiento de Madrid, después llamamos a puerta fría al ICEX que no han dejado de apoyarnos y empujarnos a internacionalizar más y más el proyecto. Montamos reuniones con amigos del sector audiovisual, gestión cultural, moda, de videojuegos, arquitectura, del diseño…Y poco a poco decidimos que Zinc Shower iba a ser una gran fiesta. No solo proyectos sino ideas, testimonios, peleas de gallos, charlas inspiradoras, mucho networking y mucha fiesta…

El sector necesitaba primero creerse sector, de verdad, con capacidad para impactar y transformar. Para ello necesitaba promoción, formación, networking, pero sobre todo inversión. Así que decidimos que íbamos a ayudar a todos los proyectos en estos 4 puntos. El que más nos costó fue el de la inversión, ninguno veníamos de aquí, así que tuvimos que rodearnos de un equipo que sí sabía y tuvimos que adecuar las exigencias de los inversores profesionales a las particularidades del sector creativo…telita marinera.

El evento se convirtió en pocos meses en una locura que invadió el Matadero durante 3 días con más de 200 actividades y 300 ponentes. Fue una locura donde mezclábamos todo, inversores, performance, conciertos, desfiles de moda, proyecciones, charlas, exposiciones….

Hubo una segunda, una tercera y una cuarta edición. Todas han costado mucho sacarlas adelante y cada año dudamos de si merece la pena tanto esfuerzo y tanto riesgo porque cada año empezamos de cero. De momento la respuesta ha sido siempre sí. , porque cientos de proyectos han salido adelante, sí porque sigue teniendo sentido.

Ésta es la IV Edición. Cambiamos de sede y nos venimos al COAM, cambiamos de equipo y cambiamos de concepto, pero no cambiamos de espíritu. Queremos que cada persona que entre en el COAM se sienta parte de esta locura, se abra, se crezca, se vuelva loco de ideas y de energía y que el viernes por la tarde con una cerveza en la mano comentando con alguien a la salida de Zinc Shower decida montar un proyecto que mejore el mundo.

Creo que el año que viene nos invadirá el espíritu de David Bowie y nos transformaremos de nuevo. Pero esta vez no sé deciros si en un evento de VR, un camarote de los hermanos Marx o una gran orgía.

Lo sí puedo asegurar es que sea lo que sea, allí estaré, vestido o desnudo.

Rafa de Ramón

 

Si tú también quieres estar, no lo pienses más y compra tu entrada aquí.